La renovación de un clásico de Rancagua

La renovación de un clásico de Rancagua

La Panadería Pan París nació en 1945 y desde entonces mantiene sus recetas, tradiciones e incluso algunos de los panaderos que partieron con la primera generación de este negocio. Luego de todos estos años de trabajo hoy, junto a Empresas Maquipan, decidieron adaptarse a los nuevos tiempos y hacer una renovación profunda para ofrecer a sus fieles clientes una nueva experiencia de compra con productos siempre de calidad. Es reconocido como uno de los lugares más tradicionales de la ciudad de Rancagua, no sólo por sus años de existencia, sino también por sus deliciosos productos que encantan a los locales y turistas que pasan por la zona. Sin ir mas lejos, su marraqueta fresca, crujiente, con una blanca y suave miga por dentro, es la razón principal por la cual muchos clientes vuelven día tras día. “Nos caracterizamos por el pan, sobre todo la marraqueta, es un clásico que la gente valora y disfruta y vemos como todos los días están esperando a la hora justa para que salga calentita, recién horneada. También tenemos el pan de completo, molde integral, sin sal y otras variedades propias, todas elaboradas en nuestro local y de muy buena calidad. Ese es el sello de nuestra panadería”, cuenta Mari Carmen llzauspe, actual administradora de Panadería Pan París e hija de Tomás llzauspe, fundador del negocio. Él llegó desde España en trabajar en lo que pudiera. Comenzó en una panadería en Santiago y por su buen desempeño lo enviaron a cargo de un nuevo local en Rancagua. Con el tiempo juntó cada peso para comprar finalmente todo el negocio y así terminó heredándolo a...